domingo, 7 de agosto de 2011

La Banderita, esquina histórica de Barracas

En una de las esquinas de la intersección de las avenidas Suarez y Montes de Oca, se encuentra el banco Santander Río. Un viejo buzón de cartas custodia la entrada y resiste el paso del tiempo, pero ¿Qué había allí antes que comenzara a funcionar el banco?
Hace más de un siglo y medio atrás, funcionaba allí una pulpería que se la conoce históricamente con el nombre de “La Banderita”. En un principio era una parada obligada de chatas y carros que, además de utilizar el lugar como descanso, también oficiaba como posta para el cambio de caballos antes de seguir viaje hacia el actual conurbano bonaerense. Además, las diligencias que se dirigían hacia el Riachuelo, debían abonar allí un peaje que estaba establecido por ley.


En el libro “Los cafés de Barracas”, Enrique Puccia nos cuenta: “La denominación “La Banderita” se debía a que en el cruce de la calle Larga con la que llevaba el nombre del negocio, determinados días se enarbolaba un rojo banderín en una altísima caña tacuara, que anunciaba, a lo lejos, la realización de carreras cuadreras”.
Entre mediados y fines del siglo XIX, aquella esquina fue el punto de partida de las carreras de caballos, conocidas con el nombre de “cuadreras”. Estas carreras fueron el antecedente inmediato de los hipódromos argentinos. Los caballos que se apostaban allí, recorrían la Calle Larga (Montes de Oca) hasta Tres Esquinas (Osvaldo Cruz). Posteriormente se modificó la “cancha” y entonces recorrían la avenida Suarez hasta Arcamendia, donde se encuentra actualmente la Escuela Normal N°5.
En el transcurso del siglo XX ofició de bar, en donde los señores del barrio se acercaban para jugar algunos partidos de billar y tomar alguna copita. Más adelante aparecería el pool. Entre los clientes famosos, se recuerdan a Benito Quinquela Martin, Juan de Dios Filiberto, Cacho Fontana, Horacio Garcia Blanco y Alberto Mosquera Montaña.


En abril de 1983, a pocos días de la vuelta de la democracia al país, el famoso bar cerró sus puertas definitivamente… la última noche de La Banderita tuvo como testigo a don Enrique Puccia entre varios clientes selectos, que fueron despedidos con pocillos y platos que llevaban grabados el nombre del bar.

Las fotos que se adjuntan muestran el famoso bar en sus últimos días de vida. Agradecemos al Diario La Nación por cedernos dichas fotos. 

Diego Gonzalez
Archivo Histórico de Barracas


2 comentarios:

  1. Gracias por este hermoso recuerdo!!!
    Felicitaciones por el trabajo que realiza la Junta de Estudios Históricos de Barracas
    Laura Monteleone

    ResponderEliminar
  2. Era muy chiquito ...tenia 3 o 4años y me caí de cabeza sobre un vidrio de "La banderita"....fue a principio de los 80's.... de todas formas tengo los mejores recuerdos... tenían unos merengues increíbles!!, debió ser por mediados de los 80's que la cerraron, hubo una casa de muebles durante unos años, hasta que en el 94' o 95', estuvo la casa de electrodomésticos "Baltaian hnos". pero duro apenas dos o tres años, y ahí se instalo definitivamente una sucursal del "Banco rio", hoy "Santander rio".

    ResponderEliminar